Los últimos diez años han sido complicados para el sector, pero por otro lado también han servido para que muchas empresas exploren nuevas alternativas a todos los niveles: mercados, líneas de diseño, canales… Este panorama ha coincidido con grandes cambios tecnológicos: la introducción de la tecnología inkject y el perfeccionamiento de los procesos de fabricación del grandes formatos.

Para el diseño todo esto supone que hoy en día se fabrica producto mejor de lo que se hacía hace algunos años. Diseños más adaptados a las tendencias del mercado, mayor variedad, reproducción de materiales más fiel, efectos y acabados con más matices, pero también productos donde se reivindica la esencia cerámica. Sin duda es un buen momento para el diseño cerámico y se ha hecho mucho, aunque también hay mucho camino por recorrer.

Living Ceramics

Algunas empresas han comenzado a ver en el diseño una herramienta que les permite crear producto de mayor valor añadido. Eso unido a los avances en impresión digital han hecho que la cerámica viva un gran momento hoy en día. Una simple comparación de las gráficas, acabados y formatos de reproducciones como el mármol o la madera de hace 10 años y los de hoy en día nos da una visión muy clara de cómo ha avanzado el sector. A nivel de diseño encontramos productos de gran sofisticación, muy bien trabajados.  Además los últimos avances en aplicación de granillas y esmaltes en tecnología digital todavía avanzarán en este sentido.

La especialización y la estrategia de línea editorial

Aunque es cierto que sigue existiendo la idea de que es necesario contar con una cartera de producto amplia que abarque todas las tendencias y corrientes estéticas, también muchas empresas han comenzado a generar segundas marcas con las que apuestan por una línea editorial más especializada. Y nuevas marcas que han surgido con ideas frescas y novedosas y que, gracias al diseño, han conseguido posicionarse en poco tiempo. Hoy en día tenemos empresas que apuestan por diseños arriesgados, que responden a tendencias de interiorismo y la arquitectura, con departamentos de diseño jóvenes e informados de las tendencias.

Peronda

 

El sector además se ha movido hacia otros mercados como el de las encimeras y los grandes formatos para fachadas. Sectores novedosos y que obligan a las empresas a ponerse las pilas y, sobre todo, a tener unas miras mucho más amplias.

Y las tendencias, ¿qué papel juegan en este panorama?

Las tendencias son una herramienta con información estratégica para los departamentos de producto de las empresas cerámicas. Proporcionan una visión más amplia de los fenómenos que afectan al hábitat y aportan recursos concretos para el diseño (texturas, colores, acabados, formatos y aplicaciones). Pero las tendencias no deben entenderse simplemente como una orientación de estilos, sino que debe ser un trabajo que se alinee con la línea editorial de la empresa. En caso contrario corremos el riesgo de lanzar productos similares o incluso idénticos.

Es en la conjunción de las tendencias con una visión personal de la empresa sobre el diseño de producto donde se encuentran verdaderos caminos de innovación, que proporcionan una ventaja a la empresa y que, sobre todo, ayudan a crear un producto personal.

Vives

autor