¿Se pueden cuantificar las tendencias? Vicente Sales del OTH nos explica cómo.

septiembre 22, 2016
|

Vicente Sales, es analista de mercados en AIDIMME, participa habitualmente en proyectos de Inteligencia Competitiva e investigación en la esfera de las tendencias sociales, consumo y distribución. Vicente forma parte del profesorado de nuestro curso Coolhunting y tendencias, herramientas para detectarlas y aplicarlas, y nos contará como podemos cuantificar las tendencias y entender como estás responden en el mercado. Hablamos con él sobre tendencias y como dar una perspectiva de mercado a una investigación de carácter cualitativo.

 

future-A: Dentro del Observatorio de Tendencias del Hábitat habéis realizado una investigación propia de cuantificación de tendencias, ¿cuáles son los puntos clave a la hora de cuantificar cuestiones derivadas de una investigación cualitativa?

Vicente Sales: Es un proceso complejo, las tendencias son interpretaciones de una realidad que sucede o está empezando a suceder. Cuantificar tendencias supone encontrar la manera de medir cuántos consumidores están dispuestos a seguir o comprar la tendencia. Para ello hay que asegurarse de que la manera en que un consumidor entiende la tendencia es la misma manera  en que nosotros interpretamos los conceptos clave que definen esa tendencia. Podría resumir los aspectos claves del proceso en: 1) Comprender los conceptos y naturaleza de la tendencia, 2) Crear una herramienta de medición de los conceptos de la tendencia, 3) Validarla e implementarla con consumidores reales.

 

future-A: ¿Cuáles son las aplicaciones prácticas de un estudio de cuantificación de tendencias?  

Vicente Sales: Al cuantificar el potencial de mercado de las tendencias amplías el lenguaje de las mismas. A priori, el seguimiento de las tendencias parece algo exclusivo para diseñadores. Sin embargo, al cuantificar el volumen de su público objetivo ya estás en condiciones de hablar de ellas a otros responsables de la empresa, como el director de marketing o la dirección general. Aplicaciones prácticas son conocer el volumen de mercado que podría llegar a suponer la tendencia, identificar segmentos de consumo, caracterizar los perfiles de consumidores más proclives a seguir la tendencia, detectar el momento de la tendencia en el mercado…

 

future-A: Desde AIDIMME habéis trabajado con empresas muy diversas, ¿qué oportunidades tiene la investigación de tendencias en entornos empresariales?

Vicente Sales: El OTH siempre ha prestado atención a las tendencias de producto, pero también a los cambios socioculturales, en el consumo y en los mercados. Eso permite poder trabajar a distintos niveles, desde las auditorías de gama, la elaboración de catálogos, la revisión de formatos comerciales o el desarrollo de nuevas categorías de producto. La aplicación de las tendencias depende mucho de las necesidades de cada empresa. La realidad y las tendencias son iguales para todos, pero el enfoque de negocio es exclusivo de cada empresa.

 

future-A: Por último, ¿qué fuentes de información y/o herramientas recomiendas para el trabajo del coolhunter? 

Vicente Sales: Cuando empezamos en 2005 los recursos en Internet no estaban tan desarrollados. Hoy en día es imposible manejar tanto volumen de información sin agregadores de feeds. Otras herramientas imprescindibles son las que analizan y detectan quiénes son los influenciadores clave en las redes sociales.

 

Consulta el programa de nuestro curso Coolhunting y Tendencias, herramientas para detectarlas y aplicarlas, Valencia, abril y mayo de 2017

« Anterior Siguiente »

Últimos posts