Skin hunger

noviembre 15, 2021
|

El trauma de la pandemia y la consecuente recesión han provocado en los consumidores un repliegue hacia sí mismos haciendo que evalúen de manera consciente su estado emocional y físico comprendiendo cómo ambos están interrelacionados y cómo contribuyen a su bienestar.

 

Antes de la pandemia el 10% de los jóvenes de entre 16 y 24 afirmaba sentirse solo casi siempre (fuente: Community Life Survey). La soledad se ha convertido en uno de los grandes problemas de nuestro tiempo, acrecentado todavía más por la distancia social. El término recientemente acuñado ‘skin hunger’ (hambre de piel) retrata la falta de contacto físico durante largos periodos de tiempo y sus consecuencias psicológicas. El sector del diseño responde con productos de diferente índole: diseños que simulan un abrazo para estimular la sensación del tacto, productos en ropa de hogar que aumentan de peso para generar confort, o texturas y colores que toman como referencia los tonos de la piel.

“Los sentidos racionales están siendo sobreestimulados y estamos ignorando los sentidos más emocionales del olfato, el tacto y el gusto” — Charles Spence, experto mundial en percepción multisensorial

Cambian también las interfaces, optando por tecnologías hápticas que se basan en el tacto evitando así las pantallas. Durante la pandemia, la empresa de tecnología Ultraleap predijo «el fin de la pantalla táctil», al descubrir que el 80% de los encuestados consideraba que las pantallas táctiles públicas eran antihigiénicas. En un mundo de distancia social, el sentido del tacto es más importante que nunca.

La cerradura inteligente Level Touch es una cerradura inteligente que con el aspecto de una cerradura tradicional que se desbloquea utilizando el Bluetooth de nuestro smartphone para abrir la puerta a la vez que se pasa el dedo por la misma.

Lumi Light de la graduada de RCA Textles Lizzy Stuyfzand, propone un sistema de control de luz y altavoces integrados en los tejidos. La forma en que están entretejidos los diferentes textiles y la dirección de los hilos determinan el gesto que hay que hacer para poder utilizar cada nivel de estos altavoces.

La artista Lucy Mcrae ha creado una máquina que imita los efectos psicológicos positivos que genera en las personas un abrazo. La «alfombra de compresión» requiere dos personas para su funcionamiento: una que se acuesta dentro del aparato y otra que gira una manivela que aumenta lentamente la presión que se ejerce sobre todo el cuerpo.

Bola, es un pouf de forma redondeada cuyas dimensiones vienen dictadas por la anchura de los rollos en los que se producen los textiles de Kvadrat Febrik. Bola consta de un sencillo patrón de dos piezas en tonos contrastados que resaltan la forma tan elemental de la pieza. Diseñado por Michel Charlot para Kvadrat

« Anterior Siguiente »

Últimos posts